las señoras contraatacan

Hace ya ni sé cuánto escribí un post acerca de cómo mis amigas, mis adorables amigas, mis entrañabilísimas amiguísimas que limpian por las mañanísimas la oficina tiraban MI (repito: MI) botella de agua. Por aquel entonces conseguí que no lo hicieran: un extito sin precedentes. Loado yo, entonces. Aclamado por mi planta: hacedor de buenas intenciones. Olé, olé y olé.

Pero todo era un montaje (jar, jar, jar -ríanse a lo Hannibal Lecter, Conde Dracull, o Pennywise), una burda engañifa para regodearse aún más en mis penurias acuíferas:

Está volviendo a ocurrir. Llego por la mañana y mi botella no está. Desaparece. Se esfuma. Voilá. He llegado al convencimiento de que hay una cámara oculta en mi sitio (he saludado, me he reído, les he dado la enhorabuena y al final casi desmonto la pantalla...); deben de pasárselo pipa: "Mira al chorra ese, OTRA VEZ buscando su botella". Ains. Qué desasosiego. Y qué cabreo, oigan.

Y no. No es que no ponga un cartelín solicitando que NO se deshagan de la botella. Escribo mi nombre, mis dos apellidos e incluso pido por favor que no la tiren. En rojo y en grandote. Con etiquetas en blanco inmensas. Y la tiran. Síp. Como si nada, larilorá.

A uno de los jefazorrones se la tiraron ayer (la botella, no saquen la frase de contexto, pillines) y casi me da un acceso de histeria señalándole como loco: "¡¡¡A ti también, lo sabía, lo sabíaaa!!!"

En fin. En serio: me da igual que no me limpien la mesa, que no pasen el aspirador o que usen la fregona para limpiar mi monitor. Lo único que no quiero que hagan es tirar mi botella.

Mañana les contaré, porque la dulce Tere ha vuelto a traerme otra botella. Se ha ido acojonadina, la pobre. A ver qué se me ocurre, pero tengan la seguridad de que ésta vez ganaré (...bueeeno, lo intentaré).
EDIT
(11.10.06):
Coloqué por la tarde un DIN-A3 escrito con subrayador azul
que rezaba: "Por favor, sean tan amables de NUNCA tirar mi botella de agua. MUCHÍSIMAS GRACIAS por hacerme caso esta vez...".
Ha funcionado!! No sé hasta
cuando, pero de momento estoy tranquilo...

4 comentarios:

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Y por qué no la llevas contigo cuando te vas y cuando vuelves?

Vale, serás el chorra a una botella pegado, pero al menos no te la quitan!

Edryas dijo...

Entrañable,cada vez más entrañable (claro, no tan entrañable como tu cita de mi blog,me emociono,por Diox) pero, desde luego, la historia empieza a parecerse a una serie piscosocial (o algo así)

Estrellita Antigua dijo...

Amarra la botellita a algo..tal vez asi no te la saquen.
=D
Saludos

Rafa dijo...

Si la situación persiste y se vuelve insostenible le sugiero que prepare una de esas trampas de lazo en las que una soga termina apresando a la incauta criatura que se acerca al cebo (en este caso, una botella de agua fresquita, con gogitas de condensación para hacerla más atractiva, como indican en el anuncio de cerveza). Puede que así se lleve una sorpresa sobre la autoría de las desapariciones, y por otra parte ¡la diversión está asegurada!